Nosotros

Historia

El colegio fue fundado en 1993 por Claudia Melo Correales. Iniciamos labores administrativas en octubre 5 y en enero de 1994 dimos inicio al primer año escolar. Estábamos ubicados en una casa del Barrio La Cabrera y teníamos 220 estudiantes desde prekinder hasta quinto de primaria. Al finalizar nuestro primer año nos trasladamos a una nueva sede en el Barrio Calatrava. Fuimos creciendo: en 1995 ofrecimos cupos hasta el grado octavo, al año siguiente ya teníamos 450 estudiantes hasta noveno grado, y en 1998, cuatro años después de nuestra fundación, graduamos la primera promoción.

Desde entonces, año a año, hemos trabajado arduamente para entregar a la sociedad los mejores bachilleres. Sin duda, una de las mayores satisfacciones es el reconocimiento de nuestros egresados por sus resultados meritorios en la vida universitaria y profesional.

A pesar de la recesión económica que se vivía en estos primeros años, el colegio siguió creciendo. El día a día escolar se fue llenando de actividades que hoy hacen parte fundamental de nuestra cultura y nuestra formación integral. Las campañas de convivencia, las salidas pedagógicas, los días culturales, los torneos deportivos, los días del idioma, los aniversarios, los días de la fraternidad, los reconocimientos a la excelencia, los días del educador, las ceremonias de los lápices, las primeras comuniones y el trabajo diario en el colegio, empezaron a hacer visible nuestra cultura, el alto sentido de pertenencia de todos los integrantes de nuestra comunidad y el especial énfasis en la dimensión humana de nuestra institución, rasgos que caracterizan a la comunidad colomboamericana.

En el año 2002 alcanzamos nuestra primera meta: ingresar al destacado grupo de colegios con resultados ICFES “Muy Superior”, ocupando la posición número 30 a nivel nacional. Una categoría que se ha mantenido desde entonces y que no solo se ha convertido en prueba de nuestra excelencia académica, sino que les ha permitido a nuestros estudiantes obtener becas e ingresar a las mejores universidades del país.

Durante los últimos años hemos ocupado puestos destacados a nivel Bogotá y a nivel nacional por los resultados en la prueba Saber.

Pero este proyecto educativo también ha ido creciendo desde otros ángulos: en 2005 nació nuestro tradicional modelo de las Naciones Unidas MUNCAS; en 2006 empezamos a conocer el país a través de nuestro proyecto de Salidas Pedagógicas; en 2012 iniciamos el camino hacia la internacionalización al ingresar a la red mundial de colegios Cambridge CIE; en 2014 alcanzamos el reconocimiento por la excelencia en el nivel de tres estrellas EFQM; en 2016 nos ubicamos en el quinto lugar a nivel nacional según el Índice Sintético de la Calidad Educativa ISCE que evalúa el desempeño, progreso, eficiencia y ambiente escolar de las instituciones educativas; en 2017 alcanzamos nuestra cuarta estrella EFQM.

Ese mismo año y el siguiente, 2018, la Alcaldía de Bogotá y la Secretaría de Educación nos hizo entrega del reconocimiento como uno de los cinco mejores colegios privados de Bogotá. Una lista de metas alcanzadas que hemos alcanzado a través del trabajo en equipo, que nos llena de orgullo y que nos reta para seguir creciendo con el correr de los años.

A nivel de infraestructura también hemos crecido. En 2002 nos trasladamos a nuestra nueva sede al norte de Bogotá con 756 estudiantes. Una construcción campestre que limita con la zona de reserva forestal Thomas Van de Hammen rodeada de zonas verdes.

En 2008 construimos la segunda planta del edificio de preescolar, con aulas especializadas de danzas, música, biblioteca y ludoteca. En 2012 entregamos a la comunidad el Edificio de Artes y salas múltiples y un Coliseo de 1100 metros cuadrados, espacios que se han convertido en el escenario para que nuestros estudiantes desarrollen todo su potencial en danza, música, teatro y artes plásticas, y que nos ha permitido celebrar memorables encuentros con toda la comunidad. Un crecimiento que no se detiene ahí: en 2016 habilitamos dos nuevas canchas de fútbol, remodelamos nuestra portería y próximamente estaremos inaugurando nuevos e importantes espacios para la comunidad.

Año tras año hemos trabajado para hacer del Colombo American School la institución educativa que es en la actualidad. Solo con el aporte y compromiso de directivas, docentes, padres de familia, personal administrativo y nuestros estudiantes ha sido posible consolidar un proyecto educativo con los más altos estándares de calidad académica y humana. Sin duda y gracias a la contribución de una comunidad unida, identificada y comprometida con sus principios, políticas y pilares institucionales seguiremos evolucionado y fortaleciéndonos cada día más.